Generalitat de Catalunya - www.gencat.cat

Impuestos

Un investigador puede realizar actividades y tener bienes que resulten en hechos impositivos. Las actividades principales que generan hechos impositivos son el trabajo, la tenencia de acciones y participaciones, patentes y marcas e inmuebles.

Lo primero que hay que determinar es la legislación aplicable a un investigador en función de su residencia fiscal. Esta marcará donde se tributará por la renta mundial, es decir, por todas las rentas de la persona. Las reglas para determinar la residencia fiscal en España son las del artículo 9 de la Ley del IRPF. En general el criterio a aplicar es el de la permanencia de más de 183 días, aunque existe el criterio de tener al Estado la base más importante de actividades y la pareja e hijos, si no hay separación legal, así como otras condiciones especiales.

En el caso de que la persona obtenga rentas de otros países en los que no tenga su residencia fiscal, habría que ver cuáles son estas fuentes y dónde tienen la tributación. La legislación interna y los acuerdos internacionales vigentes se han unificado a través del Convenio Modelo de la OCDE para evitar la doble tributación. Por lo tanto, debería consultar este Convenio para evitar la doble tributación y a través de éstos, se podrá determinar si la fuente de renta debe tributar (o puede tributar) en cada uno de los Estados.

Listado de acuerdos firmados entre el Estado español y otros estados

 

Impuesto sobre la Renta

El impuesto sobre la renta grava el conjunto de rentas que obtiene una persona física. Este impuesto se regula en dos leyes según si la persona es residente o no lo es:

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) - residentes
Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR)

 

Regímenes especiales de tributación

Las personas físicas que adquieran su residencia fiscal en España como consecuencia de desplazamiento a territorio español podrán optar por tributar por el IRNR, manteniendo la condición de contribuyentes por el IRPF, durante el período impositivo en el que se efectúe el cambio de residencia y los cinco períodos impositivos siguientes.

Los requisitos son:

  • Que los trabajos se realicen efectivamente en España para una empresa o entidad residente o para un establecimiento permanente situado en España de una entidad no residente.
  • No haber sido residentes en España durante los 10 años anteriores a su nuevo desplazamiento a España
  • Que el desplazamiento sea consecuencia de un contrato de trabajo
  • Que los rendimientos no estén exentos de tributar por el IRNR.

 

También en el caso de que la persona física pueda acreditar ser residente en otro estado de la UE y que, como mínimo, el 75% de su renta en el período impositivo sea la suma de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas obtenidas en España y que hayan tributado por el IRNR, podrá solicitar que se les aplique un régimen especial para que la tributación se calcule siguiendo las normas del IRPF.

Hay unas exenciones a tener en cuenta: en el caso de las becas que cumplan ser públicas y concedidas por entidades sin fines lucrativos y sean para cursar estudios reglados, tanto en España como en el extranjero, en todos los niveles y grados del sistema educativo. Asimismo, también estarán exentas las becas que estén concedidas al amparo del EPIF.

Además de esta exención hay rentas exentas de tributación como las que se detallan en el artículo 7 de la ley del IRPF.

 

Más información

Guías de tributación para no residentes:

Inglés
Español

 

Impuesto sobre el Valor Añadido

El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es un impuesto que recae sobre el consumidor final y que, entre otros, tiene como hechos imponibles más importantes la entrega de bienes y servicios. Existen tres tipos de gravamen que son el general (21%), el reducido (10%) y el súperreducido (4%), según los tipos de bienes y servicios a los que se aplique.

Los ciudadanos extracomunitarios que adquieran bienes por más de 90,16 € y que los exporten hacia sus países de origen pueden beneficiarse de la devolución de este impuesto a través de lo que se conoce como Servicio Tax Free.

Los profesionales que trabajen por cuenta propia tienen la obligación de presentar las declaraciones por este impuesto después de formalizar el alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.